2 thoughts on “.poetry.

  1. chincheta Post author

    (he intentado ser lo más fiel posible, aunque el inglés a veces obliga a tomar alguna -mínima- licencia)

    Vamos a hurtadillas por la cárcel, mirando bajo la puerta para ver si el guardia está ahí. Huimos a hurtadillas de la ciudad como niños pequeños. Escondiéndonos. Escondiéndonos en los juzgados. Escondiéndonos dentro y fuera*. Escondiéndonos en todas partes. Todo está escondido en la ciudad en la que todo se esconde. Todo lo que tenemos que hacer para llegar a la verdad tiene que ser hecho a escondidas. Parece vergonzoso tener que esconderse para llegar a la verdad, para hacer de la verdad algo tan demoníaco, sucio, viejo y asqueroso. Tienes que esconderte para llegar a la verdad, la verdad está condenada, la verdad está en la cámara de gas; la verdad está en vuestros corrales, en vuestras estúpidas casas, la verdad está en vuestras reservas, construyendo vuestras vías de tren, vaciando vuestras basuras. La verdad está en vuestros guettos, en vuestras cárceles, en vuestros jóvenes amores; no en los juzgados ni en el Congreso donde los viejos juzgan a los jóvenes, ¿qué demonios saben los viejos de los jóvenes? Todos sabemos eso de… poner una foto de un juez viejo en un billete de un dólar y que te digan que es tu padre, ¿pero lo es?

    Observa la locura que existe: no puedes probar nada de lo que sucedió ayer. El ahora es lo único real. Puedes intentar probar que Colón navegó por el océano pero ya no es el mismo océano, es un océano diferente, es un mundo diferente.

    Cada día, cada realidad, es una nueva realidad. Cada nueva realidad es un nuevo surgimiento, una nueva experiencia de vida.

    Anoche recibí un mensaje de un amigo mío. Dice en su mensaje que tiene miedo de lo que puede que tenga que hacer para salvar su realidad como yo salvé la mía. ¡No puedes probar nada, no hay nada que probar!
    Cada hombre se juzga así mismo. Él sabe lo que es, tú sabes lo que eres, del mismo modo que yo sé lo que soy. Todos conocemos lo que somos. Nadie puede juzgarnos. Pueden jugar a juzgarnos, pueden jugar a que nos juzgan y quitarnos de encima y controlar a las masas con tu cuerpo de ser humano. Pueden encerrarte en cárceles y jaulas y clavarte en cruces como ya hicieron en el pasado, pero nunca significará nada. Lo único que hacen es perseguir un reflejo de sí mismos. Persiguen lo que no soportan ver en sí mismos. La verdad. No pueden soportar ver la verdad dentro de sí mismos. Se persiguen a sí mismos. Están agrediéndose cada vez que se meten en la autopista. Se odian a sí mismos. Mira las señales. Para. Gira aquí. Gira allá. No puedes hacer esto. No puedes hacer lo otro. No puedes. No puedes. No puedes. Esto es ilegal. Eso es ilegal. Todo es ilegal.

    La policía solía velar por las personas, ahora vigila a las personas.

    El presidente no representa a las personas, debería estar en la acera recogiendo a sus hijos del colegio pero no lo está, está en la Casa Blanca mandándoles a la guerra.

    Y tú te preguntas, ¿tengo que pagar por esto otra vez, y otra vez y otra vez? Tengo que pagar por vuestros pecados. ¿Cuántas veces voy a tener que pagar por vuestros pecados? Me canso. Me canso.

    La personas que a las que llamáis “mi familia” eran personas que desechasteis, niños olvidados en el arcén de la carretera por sus padres, echados a patadas. Así que los llevé a mi basurero y los alimenté y les enseñé que en el amor no hay mal alguno. Todo lo que han hecho lo han hecho por amor de hermanos.

    Like

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s