Monthly Archives: March 2014

Este miércoles 2 de abril: recital espectáculo con Sara R. Gallardo y Federico Ocaña (Teatro Corral de Comedias, Alcalá de Henares)

 

Poesía en el Corral

Miércoles 2 de abril de 2014
19:30 h cierre de puertas
Entrada libre hasta completar aforo

Dirección: Francisco José Martínez Morán
Duración aproximada: 1 h.

Tres jóvenes poetas nos ofrecen una estimulante muestra de su obra: un evento clave para comprender los nuevos horizontes de la literatura que está por venir.

Sara R. Gallardo
(Ponferrada, 1989). Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid, en la actualidad cursa el máster Teoría y Crítica de la Cultura en la Universidad Carlos III de Madrid. Su primer libro se titula Epidermia (El Gaviero Ediciones, 2011). Ha escrito la obra para danza y teatro Pielescallar, llevada a escena por el Ballet Contemporáneo de Burgos en 2012. También ha formado parte de antologías como Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011) y Erosionados (Origami, 2013).

Federico Ocaña
(Madrid, 1990). Miembro de la Red de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, en 2009 gana el VI Certamen de poesía al instante. Ha publicado Desprendimientos (Amargord, 2011) y colaborado con revistas literarias y culturales de España e Iberoamérica (La sombra del membrillo, Cuadernos del matemático, Heterogénea, Tarántula). Participa en recitales de poesía en el marco de Expoesía-Feria del Libro de Soria, La Noche de los Libros (2013), Poetry Perfomance Abend (Berlín, 2012)… Licenciado en Filosofía, ultima estudios de Lenguas Modernas y trabaja como profesor de alemán y traductor.

Bárbara Butragueño
(Madrid, 1985). Abogada, ilustradora y miembro de la Red de Arte Joven de la Comunidad de Madrid. Con su primer poemario, Naufragios diminutos, quedó finalista del Premio Adonáis. Con No sabes nada del viento, fue finalista del Premio Nacional de Poesía Joven Félix Grande (2008) y del Certamen Internacional de Poesía Joven Martín García Ramos (2008, 2010). Después escribiría La luz que dice (plaquette), Incendiario (Editorial Polibea, 2013), y Casa útero (finalista del III Premio de Poesía Joven RNE y del XXIV Premio de Poesía Cáceres Patrimonio de la Humanidad, 2011), que publicará la Editorial Calambur.

Reparto

Directora Helena Lanza
Actores Helena Lanza y Alberto Alonso

Violonchelista Elvira Hernández
Audiovisuales Diego Fernández

Ficha artística

Organiza Corral de Comedias de Alcalá de Henares
Coordinador Francisco José Martínez Morán

Agradecimientos especiales a Francisco Peña, José Manuel Lucía, Beatriz Martínez y Eugenio Caro

Web: http://www.corraldealcala.com/temporada/ficha.php?id_obra=786

 

Advertisements

beati pauperes spiritu

 

bárbarabutragueño2009

 

[…] porque la mano de mi Dios me tocó,

porque me ha dicho que cantara:

por eso canto.

DÁMASO ALONSO

 

 

 

 

Hace tiempo que Dios no me pide que cante.

Hace tiempo que no escucho a Dios.

El fluido, la masa compacta que unía su voz con la mía

se ha ido licuando,

minuto a minuto,

y ahora apenas nos separa

un fino hilo de líquido negruzco,

un tedioso cordel de estaño roído.

 

Cada día me cruzo con personas,

me cruzo con sus cuerpos,

con sus miradas bajas,

y yo sé que ellas saben

que hace ya tiempo

que Dios no me habla,

que hace ya tiempo que Dios

no me pide que cante.

 

Yo sé que ellas saben,

con absoluta certeza,

que orar se me antoja ya

un triste soliloquio de voz mullida

y cuerpo tendido sobre la cama

como un puñado de ropa vieja.

 

Y yo sé que ellas saben

que la voz se me ha ido combando

como una rama mojada

hasta quebrárseme,

como si la muerte fuese

un pesado pájaro parduzco

que cada mañana, a la hora punta,

viene a posarse

sobre un extremo de mí,

contemplativo y arrogante,

para astillarme la voz y la herida.

 

Los niños juegan a mí alrededor

haciendo girar el mundo

y no saben que el mal y el bien,

la muerte y la suerte

son piedras casi idénticas,

guijarros relucientes

que yacen en el paladar del río

esperando que alguien los arroje.

Obsidianas tan bellas,

tan hondas e insondables,

que al mirarlas uno siente

como si estrechara con vehemencia

el pecho roto de la vida.

 

Y ahora este silencio abisal avanza

cubriendo los objetos con su espuma turbia

como si el final del mundo se acercase.

Y aquí estoy yo,

respirando dificultosamente,

paralizada de horror al advertir

el vacío interminable de mi pecho que,

en creciente bullir,

me ha arrinconado el corazón

en la garganta.

 

 

Hoy me tumbaré en la cama,

tenderé mi pecho tuberoso y su vacío

y volveré,

inopinadamente,

a hablar a Dios.

 

Me tenderé a esperar

el calor opaco y sordo,

como de fieltro rozando,

de la certeza.

Y volveré a preguntar

para qué.

Para qué, Dios, la bondad,

para qué, Dios, la fe,

para qué, Dios, la vida.

 

Para qué, si los hombres

de sangre ennegrecida y corazón vidrioso

caminan por la tierra más erguidos

y más ufanos,

rosados y refulgentes

como bebés de parto suave.

 

Y nosotros,

con la piel tensa y amoratada

y el andar torcido,

expectoramos con fuerza

la vida y sus preguntas,

y nadie, nadie nunca

nos responde.

 

 

 

 

foto: bárbarabutragueño oviedo2009